Un equipo a mi lado

Todo comenzó con una llamada telefónica perdida, la cual no quería devolver. Acababa de hacerme mi mamografía anual en el Orlando Health Cancer Institute Breast Care Center. Vi que la llamada era de ellos, pero asumí que no era nada importante.  Después de haber perdido algunas llamadas más, finalmente decidí llamarlos de regreso y me pidieron que volviera para tomar más imágenes.

Me hicieron pruebas adicionales de mamografía y un ultrasonido. El radiólogo me dijo que habían encontrado una masa. Todavía estaba incrédula. La semana siguiente me hicieron una biopsia y muy pronto llegaron los resultados. Tenía cáncer de seno. Mi ginecóloga, la Dra. Jessica Vaught de Orlando Health, revisó los resultados conmigo y me refirió a un oncólogo.

Una cara familiar

Decidí que quería ver al Dr. Regan Rostorfer, un médico de hematología y oncología que se especializa en cáncer de seno en Orlando Health. Durante ocho años yo he sido parte del equipo de Orlando Health y había trabajado en el mismo departamento que el Dr. Rostorfer. En solo tres días, tuve mi primera cita. Basado en el tamaño de mi tumor, el Dr. Rostorfer me programó una cita para ver a un cirujano.

Mi cirujano me explicó que tenía cáncer de seno triple negativo, un tipo de cáncer que generalmente se trata con una combinación de cirugía, radiación, y quimioterapia. Mi cáncer se alineaba exactamente a las pautas para recibir quimioterapia antes de la cirugía, que según mi cirujano podría ser una lumpectomía. El Dr. Rostorfer, estuvo de acuerdo y me dijo: "El cáncer triple negativo es un cáncer agresivo, asi que me gusta combatirlo de forma agresiva."

Yo tiendo a preocuparme mucho asi que siempre tenía muchas preguntas. El Dr. Rostorfer siempre lograba calmarme. Él me decía: “Nosotros vamos a vencer esto.” Eso siempre me llamó la atención, que todo el equipo médico usaba la palabra "nosotros", por lo cual nunca me sentí sola. Sentía que tenía un equipo luchando a mi lado. Mis dos hijos también fueron de gran ayuda y tuvieron un rol activo en mi tratamiento.

Cancer Support Community

Apoyo que ofrece esperanza

A las tres semanas de ser diagnosticada, me colocaron el puerto y comencé la quimioterapia. Mientras me sometía a la quimioterapia, el Dr. Rostorfer recomendó que me hiciera una prueba genética y me dijo: "Tienes 41 años. Necesito saber por qué tienes un cáncer tan agresivo a una edad tan joven". Resultó positivo para la mutación del gen BRCA1.

Debido a que mi cáncer era triple negativo y tenía la mutación del gen BRCA1, el Dr. Rostorfer recomendó una mastectomía doble. Mis ganglios linfáticos estaban limpios, por lo que el Dr. Richard Klein, un cirujano del Orlando Health, llegó para comenzar el proceso de reconstrucción de senos.  Debido a la mutación BRCA1, también decidí que quería hacerme una histerectomía. La Dra. Vaught, una especialista de Orlando Health, realizó una histerectomía laparoscópica.

En todo momento, he tenido un equipo increíble de médicos, todos trabajando juntos en el centro de cáncer para brindarme la mejor atención posible, con gran colaboración y compasión.

Ahora, mientras me preparo para el próximo paso de cirugía reconstructiva – estoy muy agradecida por todo el cuidado y apoyo que se me ha brindado, y tengo mi mirada fija en un futuro junto a mis amigos y familiares.